domingo, marzo 15, 2009

La música sirve para muchas cosas. Su parte mas básica es el ritmo, y éste lleva moviendo el culo de los seres humanos desde que eran monos. La segunda parte tiene que ver con la armonía y la melodía. Estas tres combinadas convierten el ruido y el sonido en música. Pero la música, sólo se convierte en canción, cuando hay un texto y una melodía para ese texto. Es ahí, cuando aparece la canción, donde se marcan las diferencias, y Coque es uno de esos referentes que tenemos los que hacemos un tipo de canción. En ningún caso contaré el recorrido de Coque, no por que sea irrelevante, sino por que es demasiado largo para explicarlo bien. Demasiadas canciones y escenarios para poder resumirlo. Sólo diré que para muchos fue el despertar. Muchos despertamos y empezamos a escribir de otra forma. Hablando a la cara y diciendo todo aquello que nos importaba aunque tuviéramos 17 años. Después tuvimos 20, 25, 30, 35.... Y es ahora, rozando los 40, cuando Coque escribe su disco para gente que crece. Ya no habla como a los 20, ni es tan críptico como a los 25, ni tan onírico ni metafórico como en "Sueños". De alguna manera ha traspasado un punto en el que nos habla de lo que desea o teme sin aspavientos ni fuegos artificiales. Sólo usa el rock, el pop, la ranchera o el vals para hacer un traje nuevo a unas letras que muestran fragilidad y fuerza. La fuerza del que es capaz de plasmar sentimientos y emociones sin necesidad de chillar. Sólo con palabras y una voz que suena mejor que nunca. Yo nunca había escuchado a un Coque tan entero y tan sabio. Tan directo y honesto que uno no puede evitar querer saber ese texto y esa melodía para poder sentir libremente y mover el culo como los monos.


Iván Ferreiro
Marzo 2009

1 Comments:

Blogger Cosica Alicia said...

¿Vaya! Me han encantado tus palabras. Coque debio de hincharse como un globo cuando lo leyó

7:05 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home