martes, marzo 02, 2010



- Un picnic. Imagine un bosque, una pradera. Un coche sale de la ruta y se
de él baja un grupo de gente joven, con botellas, cestos de comida, radios a
transistores y máquinas fotográficas. Encienden fuego, arman carpas, ponen
música. Por la mañana se marchan. Los animales, los pájaros y los insectos
que los han estado observando horrorizados durante la larga noche vuelven a
salir de sus escondrijos. ¿Y con qué se encuentran? Nafta y aceite derramados
en el pasto. Válvulas y filtros usados, estropajos, bombitas quemadas y alguna
llave inglesa que alguien olvidó. Manchas de aceite en el estanque. Y también,
por supuesto, las basuras de costumbre: corazones de manzana, envolturas de
caramelos, restos chamuscados de la hoguera, latas, botellas, un pañuelo, una
navaja, periódicos destrozados, monedas, flores marchitas recogidas en otra
pradera.

- Ya entiendo; un picnic junto al camino.

- Precisamente. Un picnic junto a algún camino del cosmos. Y usted
pregunta si van a volver.

(Extracto de Picnic Extraterrestre. Arkadi y Boris Strugatsky
Título original: Piknik na obochone
Traducción: Edith Zilli
© 1977 By Arkadi y Boris Strugatsky
© 1978 by EMECE Distribuidora S.A.C.I.
Alsina 2062 - Buenos Aires - Argentina
ISBN 145026-78
Edición electrónica de Sadrac Julio de 2000 )

1 Comments:

Anonymous Joan said...

¿Cuando te vemos de nuevo en valencia?

12:05 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home